Xosé Antón González Riaño: «Puesto que nun-yos presta, personalmente nun tengo’l más mínimu interés en que dalgunos dirixentes del PP falen n’asturianu» - El SOMA

Xosé Antón González Riaño: «Puesto que nun-yos presta, personalmente nun tengo’l más mínimu interés en que dalgunos dirixentes del PP falen n’asturianu»

En xunu de 2017, Xosé Antón González Riaño yera nomáu presidente de l’Academia de la Llingua Asturiana. Nun yera un recién llegáu, yá formaba parte de la directiva de la institución, de la que fuera vicepresidente, pero dalguna manera’l so mandatu abrió una etapa nueva na Academia. D’entós p’acá, amás, anque pasaron pocos meses, movióse muncho’l panorama sociollingüísticu n’Asturies, hasta’l puntu de que la Federación Socialista Asturiana camudó la so oposición tradicional a la oficialidá del idioma por un apoyu esplícitu que, sicasí, nun se va concretar mentes que nun acabe la lexislatura presente. Tán siendo tiempos interesantes en que’l PP y dellos grupos d’estrema derecha como Vox o’l Club de los Viernes entamen campañes hostiles a la escontra l’asturianu y mui decididamente a la escontra la oficialidá. De too ello falamos con Xosé Antón González Riaño.

Xosé Antón González Riaño

Paez ser que depués de cuarenta años de llucha y reivindicaciones la oficialidá de la llingua asturiana ta cada vez más cerca. ¿Créenlo asina tamién na Academia?

Pues sí, a lo llargo d’estes décades la sociedá asturiana maureció como p’asumir la importancia social y cultural de la llingua y, darréu d’ello, la necesidá de la so oficialización. Al empar, la llingua algamó ferramientes internes pa facela vidable en cualquier ámbitu d’interaición: normativa ortográfica, gramatical y léxica, fechura d’un estándar, etc. Arriendes d’ello, féxose una lliteratura dafechu homologable a la que se fai n’otres llingües del Estáu; la llingua llegó, anque fuere curtiamente, al sistema educativu y a los medios de comunicación; la música fecha n’asturianu ye una realidá... En fin, danse les circunstancies pa que, finalmente, l’asturianu seya una llingua que cunte coles garantíes xurídiques qu’afita la oficialidá. Dende llueu, el procesu ye, pa nós, imparable.

¿Cómo ye posible qu’una reinvindicación tan básica, como ye’l reconocimientu de los derechos d’una serie de falantes nun territoriu concretu, pueda espertar odios tan grandes?

Bono, hai xente n’Asturies, dende llueu, una minoría, que nun aceuta los sos oríxenes. L’asturianu suéna-yos a “pueblu”, que ye d’onde vienen, y eso nun ye a soportalo ciertu “cosmopaletismu”. Ye increyible, pero paez que’l conceutu sociollingüísticu de “auto-odiu” formulóse pa esplicar lo que pasa n’Asturies con dalguna xente. Si a esto amiestes les correspondientes dosis d’intolerancia y de falta de procuru democráticu, tienes una posible esplicación de l’anomalía asturiana.

¿Cómo s’esplica qu’en plenu sieglu XXI se siga confundiendo la reivindicación de los derechos d’un colectivu, el de los falantes d’asturiano, con una cuestión de reivindicación nacionalista, depués que’l Romanticismu quedó dos sieglos atrás?

Saben que nun ye verdá y que los que defendemos la sobrevivencia d’una pequeña llingua como l’asturianu facémoslo por razones culturales y con razonamientos democráticos y hasta constitucionales... Ye una risión y una burlla esparder per ehí que la oficialidá del asturianu lleva al nacionalismu y al separatismu. Y dende llueu, lo d’intentar entemecer la cuestión cola problemática catalana ye grotesco dafechu y amuesa la llaceria intelectual de dalgunes persones.

El tema de Cataluña paez qu’alimenta electoralmente a dellos partíos y val como escusa pa oponese a la oficialidá, ¿Cómo se defende l’Academia d’esos ataques?

Acabo dicilo. ¿Qué más puedo amestar? N’Asturies los partíos con representación parllamentaria que defenden la oficialidá son, toos ellos, partíos d’ámbitu nacional español...

¿Pue usté concretar esactamente en qué llaboratoriu s’inventó l’asturianu normativu?

Imaxino que sedría nun llaboratoriu “mui asemeyáu” al qu’emplega l’Academia Española de la Lengua o l’Académie FranÇaise cuando, de contino, trabayen na codificación de les llingües respeutives. Los “químicos” del nuesu llaboratoriu tamién s’asemeyen a los qu’actúen nes academies citaes: filólogos y llingüistes, escritores, sociólogos, profesores... Nun fai falta dicir que la “materia” que remanamos ye la llingua viva del pueblu asturianu.

Nuna Asturies col asturiano oficial, ¿cuál sedría’l papel de l’Academia?

Básicamente’l mesmu que nos correspuende agora: la función normativa y la tutela de los derechos llingüísticos de los asturianos y asturianes... Lo que nós nun podemos facer, y tampoco queremos, ye la política llingüística, llabor esclusivu de los gobiernos democráticos...

¿Ye de los que cree que’l términu “bable” ye peyorativu?

Home, yo participé en Conceyu Bable dende los sos anicios y pa mi’l nome de “bable” ye mui queríu... pero, bono, agora ye meyor falar de “asturianu” o “llingua asturiana”...

Años y años argumentando sobre la necesidá de la oficialidá, sobre la inxusticia de base de la falta de reconocimientu, sobre la esistencia probada de la llingua... ¿Nun cree que ya va siendo hora de que la carga de la prueba recaiga nos que niegan sistemáticamente una evidencia y prefieren dexar ensin derechos a una parte de la población asturiana?

Esi razonamientu ye mui pertinente... L’asturianu ye llegalmente una “llingua” porque asina s’afita na Llei d’Usu del Asturianu de 1998. L’artículu 3.2 de la Constitución Española diz que “les demás llingües sedrán tamién oficiales...” Bono, pues tendría qu’esplicásenos cómo hai xente n’Asturies que s’asitia fuera de los preceutos constitucionales pa negar l’estatus xurídicu que-y correspuende al asturianu.

¿A cuántos del PP y de Vox condenaría a falar a lo llargo d'un mes n'asturianu namás?

En primer llugar, quiero amosar el máximu respetu polos militantes y votantes del PP n’Asturies. El PP ye’l principal partíu de la oposición y votáronlu munchos miles d’asturianos y asturianes. Los de Vox son namái unes sigles n’Asturies y nun representen a naide, magar espatuxen... Dicho esto, y puesto que nun-yos presta, personalmente nun tengo’l más mínimu interés en que dalgunos dirixentes del PP falen n’asturianu.

Toa esta polémica, que yá hubo otres munches veces, ¿perxudica o beneficia al asturianu? Eso de que falen de nós, anque sía mal, ¿aplicámoslo a la llingua?

Sí, podríemos aplícalo al asturianu. La polémica xurde agora con más puxu que n’otres ocasiones porque saben qu’agora son mui series les posibilidaes de solucionar el problema cultural d’Asturies col qu’arrecostinamos dende la transición. El que los medios españoles, de Madrid, sigan la cuestión ye tamién sintomático y positivo.

L’asturiano tien un ampliu respaldu dientro de la sociedá, ¿hai mieu a que la polémica resienta esi apoyu?

Non, el sofitu, socialmente duru, al asturianu resiste y ye’l mayoritariu... Hai otru respaldu, más coxuntural, que podría resentise, pero tamién ye mui receutivu cuando se-y espliquen les coses con claridá

¿Tán polarizándose los asturianos en relación a la oficialidá?

Non, caltiénense dende décades les posiciones. Un 40% de los asturianos ye favoratible “dafechu” (ye dicir, ensin matices) a la oficialidá, mentantu que namái un 18% s’opón “dafechu”. Dempués hai posiciones a favor más febles (15%) y a la escontra, tamién más febles (7%). A lo cabero, hai abonda xente a la que nun-y preocupa’l tema; ye dicir, camienta que con oficialidá o ensin ella van siguir viviendo igual...

¿Esperaba que medios como La Nueva España y El Comercio, que se beneficien de tantes subvenciones como'l que más les poques veces qu'usen l'asturianu, -yos dieren tanta tira a grupos reaccionarios tan poco representativos socialmente?

Bono, trátase d’empreses privaes que tienen la so propia llinia editorial y actúen acordies colos sos intereses. L’Academia, en tou casu, intenta treslladar a estos medios les ventayes sociales y culturales que supondría la oficialidá y, mesmamente, lo que podría representar económicamente p’Asturies dende’l puntu de vista de la dinamización económica y de la creación de puestos de trabayu de calidá en rellación cola industria cultural. Lo que sí me preocupa, y fondamente, ye l’actitú y actuación de los medios públicos de comunicación (RTPA) en rellación col usu y la dignificación del asturianu nos mesmos. El rechazu frontal al emplegu del asturianu nos espacios informativos respuende a una estratexa política clara de nun dexar que la nuesa llingua algame la consideración de ferramienta “normal” de comunicación. Eso ye mui grave, ye consciente, y nós ehí esiximos responsabilidaes...

Pónga-y fecha: ¿pa cuándo la oficialidá?

Vamos ver, va coincidir col mio mandatu como presidente de l’Academia...

¿Nun tien la sensación de que les midíes xurídiques nun van ser abondo pa salvar la llingua?

Non, les midíes xurídiques, si s’apliquen bien, van salvar la llingua. Nun ye tan difícil: l’asturianu ye una llingua próxima al castellanu, que s’entiende bien, que suena “ambientalmente”, que resulta “simpática”... Sedría mui fácil de recuperar si se lleva con procuru al sistema educativu, si apaez na tv, si se promociona la so lliteratura, si se dignifica nes instituciones... Nesi sen, Asturies ufre unes condiciones perfeutes pa entamar, de verdá, una política cultural que tenga al asturiana como exa central.

¿Hai grandes diferencies ente les ciudaes grandes d’Asturies y les zones rurales na so percepción del usu del asturiano y nes sos preferencies sobre la oficialidá?

Nun me paez, yo vivo cuantayá n’Uviéu y n’Uviéu siéntese un asturianu coloquial bien guapu; la xente soltóse... Los fines de selmana y nes vacaciones vivo en pueblu, en Somiedu, y tamién siento falar un asturianu, a lo meyor, más puru... En cuantes a la demanda de la oficialidá, tampoco nun veo grandes diferencies, anque los estudios sociollingüísticos dícenmos qu’esta paez tener más puxu ente sectores urbanos, mozos y cultos...

Paez qu’hai xente que sólo utiliza l’asturianu cuando trata de bromear o facer humor, como si por algún motivu sonara más cómico, ¿nun ta eso estigmatizando l’idioma?

Igual non. Yá dicía Fishman que la diglosia a vegaes podría ser la salvación, en cuantes al requexu d’usu, pa una llingua minorizada. A mi esta situación nun llogra esmoleceme: el que ye a usar un asturianu correutu en situaciones de baxa formalidá comunicativa, de xuru que con un poco d’esfuerzu y convicción pue treslladar esi esquema a situaciones d’interación de prestixu. Los procesos de recuperación traten, xustamente y ente otres coses, de facer vidable esta posibilidá...

Hai unes selmanes l’usuariu de Twitter “Plataforma Educación en Asturias” (@PlatEducAst) destapó que la so cuenta, en principiu mui crítica col asturianu, yera falsa y que nació pa rise de ciertu sector de la derecha asturiana más reaccionaria. Esti sector dio por buenes munches de les mentires cada vez más pelegrines qu’esa cuenta publicó ensin realizar la menor comprobación pela so parte. ¿Son les ‘fake news’ otru campu de batalla agora que’l campu políticu paez más favorable a la cooficialidá?

Bono, dir diendo pa “vieyu” tien delles ventayes... Por exemplu, yo nun domino, nin tengo interés en conocer el “sub-mundu” de la rede... Sicasí, de xemes en cuando, lléguenme noticies espantibles. Y sí me paez posible dafechu que sectores marxinales puedan llegar a xenerar ‘fake news’ a la escontra del procesu de recuperación llingüística. Habrá, en tou casu, que tar sollertes...

Acerca de

Autores

Edu Martínez Cristóbal, Saúl Pérez, Silvia Cosio y Xandru Fernández

Compartir