La Justicia - El SOMA

La Justicia

Buenos días, una vez más mis amigos del SOMA reclaman mi opinión para un tema muy apasionante y de rabiosa actualidad, LA JUSTICIA.

En esta ocasión intenté negarme para evitar problemas legales, pero amenazaron con publicar unas fotos en las que aparezco con Luis Roldán sujetando una simpática orca hinchable en calzoncillos, por lo que me veo obligado a aportar mis, siempre acertados, razonamientos.

LA JUSTICIA ES UNA COSA MUY SERIA, a pesar del aspecto de los jueces con esas vestimentas que les dan aspecto de las protagonistas de Bernarda Alba, esas pelucas de compositor antiguo y esos puñetes de ganchillo, son personas humanas muy estudiosas que han pasado muchos años hincando los codos y sacrificándose. MIENTRAS USTED HACÍA BOTELLÓN Y CONDUCÍA UTILITARIOS A GRAN VELOCIDAD.

José María Ruiz Mateos

Ahora está muy de moda manifestarse contra las decisiones judiciales, a veces de forma tímida con un emoticono de ME ENFADA en las redes sociales, o los más determinados (generalmente gente mayor y ociosa) con una pancarta a la puerta de los juzgados, como los añorados PEONES NEGROS. Pero en lo relativo a la justicia, es evidente que nosotros, los ciudadanos de a pie NO TENEMOS NI IDEA.

Por eso se rigen por esos grandes libros tan bien encuadernados que llenan con buen gusto las estanterías de los despachos de abogados, ejemplares escritos por monjes amanuenses en condiciones de semiesclavitud que hablan del DERECHO ROMANO, sí, ha escuchado usted bien DERECHO ROMANO. Nuestros destinos se rigen por señores vestidos en túnica que se peleaban a espadazos y mandaban a sus enemigos al circo para que se los comieran los leones.

A fin de cuentas, y lo que realmente quiere la justicia es QUE USTED VAYA A LA CARCEL, y a poder ser, como en el Monopoly, SIN PASAR POR LA CASILLA Y SIN COBRAR LAS 20,000 PESETAS. Exceptuando determinadas circunstancias, si usted es un hombre hecho a sí mismo que ha amasado una pequeña fortuna con negocios dudosos o directamente expoliando a sus conciudadanos, en ese caso recibirá un trato exquisito, no en vano en más de una ocasión habrá compartido mesa y mantel o algún paseo en helicóptero con algún administrador de LA LEY, y esas cosas unen mucho, como para dejar que usted pase penurias.

De lo contrario, si es usted un mindundi, LA JUSTICIA hará como la imagen que la representa, se pondrá la venda en los ojos y se liará a bastonazos como si usted fuera una piñata.

Si se trata de una adolescente agredida por media docena de penes, eso es porque usted va provocando imitando a sus ídolos de la canción vestida con prendas que no dejan nada a la imaginación y pintada como una puerta, y si los agentes del orden en el cumplimiento de sus obligaciones le muelen a palos, algo haría, porque la integridad y el buen hacer de los cuerpos de seguridad está fuera de toda duda.

Aunque hemos de decir que LA JUSTICIA tiene cosas muy buenas, LA FIGURA DEL ABOGADO es una de ellas, sobre todo el clásico ABOGADO DE LOS FAMOSOS, esa persona extravagante con bufandas de estampados imposibles, un sombrero enorme y siempre atareado llevando muchas carpetas. Esas luchas dialécticas con el FISCAL DEL DISTRITO, esos testigos sorpresa como EL VAGABUNDO DEL APARCAMIENTO, esa anciana que aplaude entusiasmada la exposición de los hechos, ese juez iracundo que se lía a mazazos con el jurado…

Por todo esto les pido que hasta que no acumulen sus primeros diez millones sean ustedes temerosos con la ley y sean escrupulosos en su cumplimiento. No olviden que la justicia ES CIEGA y como tal no debería de conducir maquinaria pesada ni administrar castigos.

Acerca de

Autor

Bratto Stacatto

Compartir