FEMEN son los padres - El SOMA

FEMEN son los padres

Si hablamos de fake news, FEMEN es posiblemente el grupo feminista entorno al cual más rumores y noticias falsas han podido extenderse. Poco importa quién lo escriba, o qué medio lo publique, lo importante es dar lugar a esa prensa amarillista que desacredite de alguna forma nuestras acciones.

Desde nuestra posición siempre hemos preferido mantenernos al margen de estas noticias falsas, dado que entendemos que nuestras acciones son las que deben hablar por si mismas. Nuestras protestas simbolizan y expresan aquellos ideales en los que creemos, y normalmente, cuando se observan, la mayoría de los rumores infundados pasan a ser anecdóticos.

Es obvio que cuando hablamos de un grupo feminista cuyas activistas son sólo mujeres, que operan a nivel internacional y han protagonizado acciones frente a políticos y hombres poderosos de alto nivel, las campañas de desprestigio no se hacen esperar.

Tampoco es coincidencia que la mayoría de “artículos” que se dedican a intentar desacreditarnos o expandir falsas informaciones estén escritos por hombres. Hombres machistas, por supuesto, a los que yo me imagino con vidas mediocres, enganchados a un ordenador y mucho tiempo libre. Con un talento para la escritura y un nivel de redacción bastante bajo... Que en muchas ocasiones se aventuran a traducir textos del mismo tipo de otros idiomas y nos regalan joyas del humor post-moderno por accidente.

Activista de FEMEN con máscara de Marine Le Pen

Se observa así un patrón en la forma en que se estructuran este tipo de noticias. Generalmente comienzan con un titular de tonos conspiranoicos, seguido de un par de párrafos donde podemos encontrar descalificativos varios y unas estructuras sintácticas que parece las haya tecleado alguien puesto de aderall. Para por supuesto insertar a continuación- y esta es mi parte favorita- pruebas que para ellos consolidan al cien por cien sus argumentos: Fotos. Estas fotos normalmente pretenden mostrar a personas aleatorias como activistas de FEMEN, sin olvidar un objetivo clave: confirmar la teoría de que cualquier mujer rubia con rasgos de Europa del Este es directamente una de nuestras activistas. Algo común también es descontextualizar fotos o directamente hacer montajes y dejar volar la imaginación -aún más-.

Uno de los rumores más extendidos alrededor de FEMEN, es el que sitúa a un hombre como fundador y creador del movimiento. Porque claro, todos sabemos que las mujeres no podemos organizarnos por nuestros propios medios... Evidentemente se trata de tirar por tierra la labor organizativa del grupo, que primero trabajaba a nivel nacional en Ucrania, y desde 2012 a nivel internacional.

Muchos hombres dan por supuesto que un movimiento de más de 300 activistas tiene que estar regido por un hombre. Ellas no pueden dar con todas esas ideas creativas solas, colaborando entre si, manteniendo una comunicación constante y una filosofía grupal sólida. Por ello, decidieron que tenía que ser un hombre quien hubiese fundado el movimiento.

La oportunidad de ponerle nombre la vieron clara en el momento en que se estrenó la película “Ucrania no es un burdel” de Kitty Green. En esta película gracias a un jugoso montaje de audio e imagen, Viktor Svyatski se perfilaba como el hombre que había dado lugar a FEMEN.

Él era un viejo amigo de tres de las fundadoras reales del movimiento, que si bien fue una figura que comenzó colaborando y acabó queriendo imponer su autoridad dentro de FEMEN, no lo logró. Si eso no ocurrió fue en parte a causa del exilio político de Inna Shevchenko, actual líder internacional de FEMEN.

Shevchenko tuvo que trasladarse a París porque en Ucrania tras talar una cruz a favor del laicismo corría un gran riesgo de ser encerrada en prisión. Ante la situación que atravesaba el grupo en cuanto a la figura de Viktor, vio la posibilidad de crear nuevas ramas del movimiento lejos de su influencia, y de la autoridad que quería tomar. Y así fue. Ninguna de las activistas europeas o americanas que se han sumado a FEMEN desde 2012 había oído jamás hablar de este hombre porque no tenía ninguna importancia dentro del movimiento.

De Inna, por el hecho de ser una de las figuras más visibles de FEMEN, se han inventado toda clase de rumores: desde que constituye una figura inamovible en el movimiento y actúa como líder suprema (tipo secta) hasta que es nazi por haber leído Mi Lucha de Hitler.

Ligado a este último rumor y durante el período de disturbios en el Maidan de Kiev, se generó toda una campaña que aseguraba que FEMEN era un movimiento ultraderechista ucraniano que defendía a los nazis del país. Bueno, FEMEN es un movimiento que se define desde el principio contra las dictaduras. Hemos actuado contra el régimen de Lukashenko en Bielorrusia, contra Putin en Rusia, contra Erdogan en Turquía, contra Marine Le Pen y su padre en Francia... Recibimos amenazas directas casi a diario de grupos neonazis, activistas francesas han llegado a ser golpeadas hasta el punto de perder algún diente en protestas contra este tipo de grupos radicales. E incluso uno de nuestros primeros locales en París fue incendiado en plena noche por fascistas mientras 3 activistas dormían allí.

Sin embargo fueron múltiples las entradas en blogs donde se publicaron textos y fotos que supuestamente legitimaban esas mentiras. Todo ello acompañado de una serie de conjeturas que tenían más que ver con un relato de Tolkien que con la realidad.

FEMEN nació originariamente de la idea de 3 mujeres jóvenes ucranianas, de las cuales dos, pertenecían al círculo marxista de Khmelnytskyi. Mujeres que de hecho fueron criadas entorno a una filosofía y estilos de vida ligados al pensamiento comunista, pero con unas ideas que se alejaban por completo del autoritarismo y que apelaban a la igualdad de género.

Otro de los rumores que más gusta nombrar en Internet es aquel que hace referencia a la financiación.

Los grupos de FEMEN se hayan registrados en sus respectivos países como asociaciones, presentan cuentas anuales, y están disponibles. La cuestión es que salvo dos grupos, el resto a penas reciben donaciones. Por ello, la mayoría de las ramas de FEMEN presentan cuentas donde los gastos superan a los ingresos.

Nuestras fuentes de financiación proceden especialmente de realizar talleres o impartir conferencias, aunque recibamos pequeñas donaciones vía crowdfunding para casos legales específicos.

La verdad es que FEMEN no necesita de grandes cantidades de dinero para ponerse en marcha: flores con las que hacer las coronas, pintura para preparar nuestros cuerpos para las acciones y pintar slogans, materiales para cartelería o para protestas... No son grandes gastos, si bien los viajes para realizar algunas manifestaciones son nuestro mayor desembolso.

Aún así, hay una gran cantidad de lobbys, hombres y empresas que supuestamente financian nuestros movimientos y vidas... Se ha llegado a decir que Soros nos financia, desgraciadamente hubiésemos perdido su mecenazgo al abrir un grupo en Israel que en su momento se declaró contra las políticas del gobierno en 2015.

Según estas fuentes tan fiables la CIA también nos costeaba la vida, llegando a escucharse que nos pagaban un salario mensual de 1000 dólares y pisos de lujo... Lo que no sabemos es a qué cuentas iba a parar ese dinero mientras muchas vivían en pisos compartidos y tenían incluso más de dos trabajos... Seguimos esperando.

Eso sí, Putin y su gobierno nunca han sido sospechosos de financiar nuestras acciones, supongo que porque nos metemos tanto con él y con su dictadura que queda claro que si por él fuera nos tendría a encerradas a todas en una cárcel de Siberia.

Nuestros haters tampoco se olvidan de fomentar los tópicos sobre la misoginia entre mujeres. Han sido varias veces las que incluso medios de comunicación medianamente serios, han sacado titulares y artículos hablando de ex- activistas que están en contra de FEMEN. Es algo que el patriarcado al completo ama, mujeres contra mujeres, porque “los hombres son machistas, pero las mujeres son peores entre ellas”.

No podemos olvidar que de cuando en cuando les encanta anunciar que nuestro final está cerca: “Crisis en el movimiento FEMEN”, “FEMEN está a punto de disolverse”, cosas que a una le hacen sentirse como en un grupo de rock mítico de fama internacional.

-Me pregunto de quiénes escribirían después desde los sótanos de sus padres...-

No nos hace falta ver monólogos de humor, lo tenemos todo al alcance de nuestros ordenadores o teléfonos móviles. Es algo fascinante, y que realmente nos hace pensar que lo estamos haciendo muy bien. Molestamos tanto a prácticamente todo el mundo, que tienen que buscar la forma de destruirnos, desacreditarnos o darnos por vencidas. Por el contrario, aunque pasen épocas en las que no realicemos tantas acciones, volvemos siempre con el espíritu renovado, creando controversia y provocando a los poderosos, exactamente igual que las mejores bandas de rock...

Somos grandes, de eso no hay duda.

“Nunca pongáis en duda que un pequeño grupo de mujeres puede hacer cambiar el mundo”.
Manifiesto FEMEN.

Acerca de

Autor

Lara Alcázar Miranda

Compartir