Fake news, no news (Una conversación de chigre) - El SOMA

Fake news, no news (Una conversación de chigre)

R: Una pregunta para expertos. ¿Qué diferencia hay realmente entre la llamada posverdad y la propaganda de toda la vida? ¿Eh? Hablo de la posverdad y de su punta de lanza, las fake news.

V: Pues yo que llevo 20 años trabajando en el sector de la propaganda, aunque no se llame así por pijerío, te diría que la diferencia es cero.

R: Ainssss...ya me parecía.

W: Bueno, no. Hay cosas. Cosas relacionadas con el avance tecnológico en la comunicación. Parto de la base de que ambos conceptos provienen de la misma matriz pero...la inmediatez, la capacidad de difusión...y lo más importante; la propaganda busca legitimar una perspectiva de las cosas. Ya sea ideológica, mercantilista...

La posverdad busca la confusión mientras que la propaganda buscaba afianzar algo, digamos sólido. ¿Un sentido común, quizás?, por llamarlo de alguna manera.

Si la posverdad alimenta la duda, la propaganda lleva una línea discursiva clara. Tiene la pretensión de permanecer en el tiempo. La posverdad se nutre del aquí y ahora capitalista.

Sin la revolución de las comunicaciones no habría posverdad. Las fake news no tendrían la capacidad de influencia que tienen. Seguiría siendo simple y llana propaganda. Por ponerme en plan Bauman...la propaganda es sólida. Pertenece a la modernidad. La posverdad es líquida, pertenece a la posmodernidad. Y sí, utilizo posmodernidad para referirme a una etapa dentro de la evolución de la modernidad. No creo que la modernidad sea algo aparte de la posmodernidad. Es la propia evolución de la misma.

J: Ya tardaba en salir Bauman, la sociedad líquida y todas estas mierdas que os gustan tanto a los hipsters.

W: ¿Perdona?.

J: Ni perdona ni polles. Bauman, Benjamin, Einstein...son todos unos putos moralistas. Al final se les nota el rollo judío y la influencia de la religión en su pensamiento es bestial.

W: No me toques los cojones. ¿Y que tiene que ver eso?

F: La posverdad ya la había cuando Juana La Beltraneja. Y no había internet. La diferencia, como bien decía W, es el objetivo: La propaganda busca afianzar un mensaje, crear una verdad para todos. La posverdad es demagogia y alimenta las verdades de cada uno.

R: No, no, la propaganda también puede pretender sembrar la confusión. ¡Sin duda!. Yo más bien diría que la llamada posverdad es sólo una forma de propaganda.

W: Esto guarda relación con lo del fin de los metarelatos de Lyotard. Verdades múltiples. Está muy relacionado con el capitalismo...

R: Espera coño, que no acabé. Y la posverdad también pretende ser una verdad compartida.

JC: ¿Una verdad compartida?, ¡coño!, ¡cómo todo!.

R: Una verdad compatida por todos los que la compartan, claro.

JC: Home, ¡no me jodas!, y mi sistema reproductor también pretende ser un sistema reproductor compartido por todos los que lo compartan y así erigirme en el Adán de la superhumanidad post chips de silíceo.

J: Ya empezamos con el rollo machirulo. ¡tardábamos!

JC: ¡Qué rollo machirulo payaso!. Era rollo Philip K. Dick.

 

(Risas)

 

F: La propaganda transmite un mensaje positivo, la posverdad negativo. Lo positivo y negativo en sentido filosófico claro.

R: Ponme ejemplos porque no lo veo.

W: Los Chemtrails son posverdad. La dictadura del proletariado es propaganda. La homeopatía es posverdad, el método científico es propaganda.

JC: ¡Hala!. ¡El W y sus burraes!

W: Vete a tomar pol culo. ¿No me puedo permitir unas boutades?.

JC: Permítete les burraes que quieras. Luego vas y las sueltas en el FB.

F: La propaganda nazi era para convertir a la peña al régimen.

R: A Trump se le acusa de ser maestro de la posverdad, el Charles Foster Kane de las fake news y pretende que su relato sea hegemónico.

F: La posverdad de Trump es para disipar los efectos de realidad de sus votantes.

W: Sesgo de confirmación. Es un error sistemático del razonamiento humano. Tendemos a creer lo que queremos creer y a obviar lo que lo contradiga. Las fake news se basan en activar ese sesgo de confirmación.

R: Por cierto, ¿Qué tiene que ver la homeopatía de negativa en el sentido filosófico?

F: Nada.

W: Ok, sí. Me pasé de frenada con la puta homeopatía. Es una mentira en el sentido clásico y punto.

J: La homeopatía es una mierda en el sentido filosófico.

JC: Flores de Bach para dilatarte el recto.

W: ¡Dónde esté el Popper...!.

J: Karl Popper.

W: El liberalismo guarda relación con el recto.

J: A mí me molaba más el cloretilo.

W: ¿Para el recto?.

J: ¡No coño!, para reírme.

F: Siento no explicarme mejor, estoy tajao.

R: La propaganda nazi también pretendía disipar la realidad.

W: ¡No!, generaba una realidad. Y además con sustrato filosófico. Heidegger, Nietzsche...

la filosofía aspira a conocer la verdad. Los nazis fueron anteriores a la posverdad pero por otro lado fueron conscientes de las capacidades de la reproductibilidad técnica de Benjamin...

R: A ver si os aclaráis.

W: La posverdad no busca generar realidades universales. La propaganda sí.

R: Porque tú lo digas. La propaganda no tiene por qué limitarse a las verdades universales.

La propaganda difundida en Europa antes de las dos guerras mundiales era a veces muy concreta. Se mentía para justificar el hecho de tener enemigos.

V: La posverdad es una variante de la propaganda.

R: Los míticos bulos siempre formaron parte de la propaganda. La posverdad es eso: El bulo masivo a través de las redes.

W: La propaganda de la República defendía un universal. El fascismo igual. Sistemas cerrados. La posverdad se desenvuelve dentro de un sistema abierto, relativo...

R: Una variante actualizada.

JC: ¿Fue Proudhon el que criticó que Marx pretendía generar un sistema cerrado?.

W: Creo que sí. O sea, sí. Creo que lo expone en “Filosofía de la Miseria”.

R: Marx le dio bien por el culo con “Miseria de la Filosofía”.

W: ¡Bah!, propaganda marxista.

J: Tíos, ¿otra ronda?

W: Sí. ¡Rubén!, pon otra ronda de cacharros por favor. Seagrams.

JC: ¿Por qué bebemos esa mierda de ginebra?. Puta ginebra barata de las colonias...

J: Es colonia en el sentido estricto.

 

(Risas)

 

R: Bueno, creo que queda claro que la posverdad, que las fake news, son una variante actualizada de la propaganda.

V: Yo creo que la propaganda también busca generar confusión y que la posverdad tenga un relato: Brexit = Old Good Britannia.

W: Claro que es una variante. Desde el principio he dicho que comparten matriz. Pero hay diferencias importantes que son a las que quiero llegar.

R: Una variante entendida como una forma, radicalmente igual a la propaganda.

W: Radicalmente igual a la propaganda, radicalmente igual a la propaganda...estás haciendo trampas. (Burla)

V: Pero lo que dice W me parece interesante: Tecnológicamente cambian cosas, hay más capacidad de incidir aquí y ahora, de crear “un estado de opinión”.

R: Sólo diferente en que ahora se difunde de forma diferente y más eficazmente masiva.

W: V, la posverdad tiene un relato, sin duda. Relato sí, pero no metarelato. Relato del aquí y ahora. Se disipa en poco tiempo.

R: W explica las cosas con reduccionismos y ciertas contradicciones.

V: Pero el tema del relato o el metarelato no cambia esencialmente la cosa: Medio mentir, medio contar verdades, para mover o consolidar las opiniones en una dirección interesada.

R: ¡Eso!.

F: La dirección, ahí está la diferencia.

R: ¿Cuál diferencia?.

W: Todo discurso se genera alrededor de un relato. Eso está claro. Pero los metarelatos a los que se refería Lyotard en “La condición posmoderna” se vinculaban a la universalidad y su mantenimiento en el tiempo. El Brexit o Trump son relatos efímeros, cuestiones concretas, puntuales. En realidad no se sostienen y tan rápido como suben, bajan.

R: ¡Cómo Podemos!.

Pero es que el concepto de propaganda, insisto, abarca ya la inmediatez y la universalidad.

W: Existe una diferencia relacionada con el avance tecnológico.

R: Cierto.

W: Y ese avance tecnológico no sólo afecta a la forma en la que evoluciona la propaganda. Afecta al conjunto de la sociedad.

JC: Acabas de descubrir la doble hélice, W. Es obvio que afecta al conjunto de la sociedad. Pareces Pedro Sánchez.

F: El que haya semejanzas no quita que haya diferencias.

R: Pero las semejanzas son esenciales y las diferencias contingentes, accidentales...

W: Tú si que eres esencial. El resto somos contingentes. R, eres el socialista más individualista que conozco. Te admiro precisamente por tus contradicciones.

R: ¡Qué tontería!. De admirar por eso a alguien, deberías de admirar a Stalin.

J: ¡Satalin!.

JC: Ya salió el sector buenista de la Universidad de Oviedo...

F: Bueno era muy fino.

W: ¿Os acordáis del zasca que le metió a Beigas en aquella conferencia a finales de los 90 en el paraninfo de la Universidad?.

J: ¿Estaba Gabriel Albiach también, no?.

W: Sí, lo vi hace poco colgado en Youtube.

J: Albiach es fino con Spinoza. Escribía en El País en los 80. Tiene textos muy buenos.

W: Sí, pasó de hacer textos muy buenos a hacer textos “muy Bueno”.

(Risas)

J: Beiras chochea. Y la negación lyotardiana de los grandes metarrelatos es en sí misma un metarrelato.

R: Bueno se pasó los últimos 20 años de su vida chocheando.

W: Vamos al tema. Confusión versus universalidad. Y aquí es cuando voy a introducir a uno de mis personajes favoritos. Surkov.

R: “Hipernormalización”, de Adam Curtis.

W: ¡Exacto!. La ceremonia de la confusión. Surkov es un genio de la posverdad, de las fakes news.

J: ¿Venía del arte contemporáneo, no?.

W: Creo que sí. Segun Curtis, financiaban tanto a los colaboradores como a la oposición. El objetivo es crear confusión para mantener el control.

JC: Me estoy acordando de Limónov.

J: Yo de Ucrania y de Pablo Und Destruktion.

R: ¡Temazo!. En el vídeo salían Jony y Donkey.

W: ¡Vaya risas!.

Yo seguí lo de Ucrania en su momento de manera compulsiva. Ya sabéis, mi enfermedad. La verdad es que era muy difícil distinguir teatro de realidad en todo aquello. Recuerdo cuando corrieron por las redes las fotos de los Hell Angels rusos patrullando Crimea en Choppers con el Kalasnikov a la espalda.

JC: Porque Vladimiro era un superfan del rollo motero postsoviético.

W: Al parecer, ese grupo se nutría principalmente de veteranos de Afganistán y de Chechenia. Necesitaban mandar tropas a Crimea y no podían mandar a los militares con sus trajes y distintivos. Así que mandaron a los moteros.

F: Eso apesta a fake news.

W: ¡Claro!. Ahí hay algo muy gordo.

J: ¿Insinúas que los maidaneros también podrían haber estado financiados por Rusia?.

W: No lo sé. Pero en esta locura cualquier cosa es posible.

R: Putin es muy jefe.

JC: Es un Zar. El pueblo ruso funciona con sus propios códigos. Asumen y necesitan los liderazgos fuertes. Y en ese sentido, Putin abraza osos.

V: Creo que en el fondo estamos todos más o menos de acuerdo. Típico.

J: ¿Otra ronda y comer techo, o para casa?.

F: Buff, mañana marcho para Madrid y de ahí ya cojo el vuelo a Italia.

R: Yo tengo que estar con la prole y en un par de días volvemos para Alemania.

V: Yo voy al Molinón mañana y nada más terminar me vuelvo a Madrid.

JC: Yo paso de la puta noche desde hace tiempo. Es basura.

W: Yo no tengo un puto duro.

¡Rubén!. ¿Qué se debe?.

 

Pagan, salen del chigre y a la altura del Parchís se funden en un abrazo y se emplazan para la siguiente cuando llegue el verano.

 

R: En verano vendrá Yoni desde NY.

W: Tenemos que mirar las fechas para esa cena.

J: Yo estaré por aquí. A Barna sólo vuelvo de vacaciones.

JC: A mí me pillaréis en la montaña.

F: Yo ya tengo las fechas.

W: Os voy a echar de menos panda de gilipollas.

Como cantaban Novedades Carminha...que Dios reparta suerte.

R: Y el puto Fredo en Buenos Aires...

W: Y tú en Leipzig. Aquí, los listos de la clase.

J: De la clase obrera.

F: Yo paso. A ver si maduráis.

W: Nuestro tiempo ha pasado. Que os jodan bien.

JC: Llevan toda la vida jodiéndonos. Marcho pa casa. Putas leyendas urbanas...

 

(Risas).

 

FIN.

Acerca de

Autor

Willy Abraldes Tvrdnik

Compartir