Editorial - El SOMA

Editorial

Nes elecciones catalanes del 21 d’avientu, una de les preocupaciones del gobiernu español, a lo menos según lo formulaben los sos voceros oficiales o oficiosos, yera combatir la fola de fake news que los rusos de Putin taben iguando para influir nel procesu. Pue ser que nun mintieren y que, efectivamente, -yos preocupara esa eventualidá. Pue ser, incluso, qu’hubiera una campaña rusa de desinformación perfectamente diseñada. Pero tamién ye posible que nin lo uno nin lo otro y que la preocupación ella mesma, del xeitu que la manifestaron ente otros el ministru español d’Asuntos Esteriores, nun fuere otra cosa qu’una fake news diseñada pol gobiernu español y los sos palmeros pa influir na cosa catalana. ¿Cómo podemos decantanos por una versión en detrimentu de la otra? Pa poder facelo diba haber que conceder creitu a dalguna de las fuentes, blindar la so credibilidá frente a terceros y espidi-y dalgún tipu de certificación de buena praxis informativa frente a los sos rivales. Lo que les fake news nos muestren y fai que tengamos que considerales un oxetu informativu novedosu con respecto a otres formes tradicionales de manipulación, terxiversación y propaganda, ye que’l contratu orixinariu que venceyaba a ciudadanos y medios de comunicación rompió y con él la posibilidá de confiar en qu’heba dalguién que nun quiera mentinos.

Nes redes sociales, el fenómenu de les fake news, qu’hasta ciertu puntu puen considerase una modificación del bulu de tola vida gracies precisamente al efectu multiplicador y amplificador d’eses redes, entrellízase nuna simbiosis cuasi perfecta cola proliferación de cuentes falses y campañes de desinformación qu’a veces raspien la chapuza y otres dan xuegu a la parodia. Un exemplu contundente ye’l que se produció hai unos meses n’Asturies, cuando un usuariu de Twitter reveló que llevaba meses engañando a la estrema derecha y faciéndose pasar por un militante activu a la contra la cooficialidá de la llingua asturiana.

L’usuariu, que firmaba col nome de Plataforma Educación, consiguió colar bulos d’antoloxía, como’l qu’afirmaba que nun institutu de Xixón, en 1º de la ESO, facíen lleer a los alumnos de Cultura Asturiana (asignatura que nun esiste na ESO) el llibru Faer Asturies: La política llingüística y la construcción frustrada del nacionalismu asturianu (1974-1999), del historiador estadounidense Patrick Zimmerman. La parodia foi eficaz mesmo depués de que’l propiu usuariu la destapara, una y bones permitía comparala con otros bulos difundíos por plataformas venceyaes a la estrema derecha cola intención de desprestixar al movimientu de reivinidicación llingüística y que los sos “argumentos” empieza a usar tamién el PP na so cruzada a la contra la oficialidá del asturiano.

Desque la Federación Socialista Asturiana, hai unos meses, aprobara incluir ente los sos principios la defensa de la oficialidá del asturiano, fízos sintir el nerviosismu ente los detractores más activos d’esta midida, tanto dientro del propiu PSOE como, de manera esplícita, nel Partido Popular, que vio que-y venía bien el tema pa esplotar la esaltación españolista que tovía espatuxa depués del referéndum y les elecciones en Cataluña. Paez que s’abriera la veda y que cualquiera con temores atávicos a la pluralidá llingüística pueda dar rienda suelta a la so capacidá imaxinativa y, con ayuda de les redes sociales, poner en circulación bulos dignos del más péritu o inesistente hacker rusu. Quién sabe si Putin intervendrá tamién nes nuestres cuites psicollingüístiques. Lo cierto ye que pocos yá diben estrañase.

Compartir